EMPEZAMOS LOS FESTEJOS POR LOS 40 AÑOS MAÑANA VIENEN EL CUSA Y BARGUITAS

Como en 1967 con Estudiantes, otra vez los de abajo estuvieron arriba. Chacarita, con un equipo sin grandes figuras, pero con un gran sentido colectivo y solidario, se dio el lujo de ganar el Metropolitano de 1969 con una histórica goleada en la final 4-1 a River, que llevaba ya 12 años buscando un título.

En 1968 llegó como técnico Argentino Geronazzo, un estudioso, trabajador incansable y conocedor de los secretos de la táctica. Fue modelando el equipo y los jugadores conocieron todas las variantes: Marca en zona, con líbero y stopper, achique. Todo. Además, tenía una enorme personalidad. Ese año, jugando como visitante con Atlanta, al finalizar el primer tiempo perdía 2-0. Un allegado quiso arengar a los jugadores y a los gritos pidió: “Vamos, Chaca, garra y corazón”. Geronazzo lo increpó: “¿Quién es usted para dar instrucciones?”, y dirigiéndose a los jugadores les dijo: “Salgan a la cancha y diviértanse todo lo que puedan”. Chacarita dio vuelta el resultado: ganó 3-2.

Geronazzo supo encontrarle la ubicación a los jugadores: Angel Hugo Bargas era 3 y lo ubicó como marcador central. Alberto Poncio pasó del fondo al mediocampo. Franco Frassoldati marcaba la punta derecha y lo mandó a la izquierda. En el medio, el secreto del equipo era tener la pelota. Se juntaban Leonardo Recúpero y Poncio y cuando llegó Juan Carlos Puntorero toqueteaban y no había manera de sacársela. El técnico sostenía que la mejor manera de defender era manejar el balón en la zona media. El factor desequilibrante en ataque era Angel Marcos, un puntero con técnica y desborde, que contaba con delanteros implacables: El Cuza Rodolfo Orife, quien había llegado de Estudiantes, y el Tanque Horacio Neumann, pura potencia. Y como alternativas ofensivas, dos verdaderos talentos: Carlos María García Cambón y Juan Antonio Gómez Voglino.

Años después, Marcos, figura en el fútbol francés, definió al equipo: “La idea esencial era manejar determinadas situaciones en un partido y el respeto por la pelota. Marcamos una pequeña época. Porque en ese momento privaba la destrucción y nosotros jugábamos sueltos, le dimos un aire de libertad a los hábiles, a los que creían en el fútbol como un juego”.

Cuando se inició el Metropolitano —ya con Federico Pizarro como DT en lugar de Geronazzo—, pocos se animaban a vaticinar que ese equipo haría historia. La intención era salvarse del descenso, con el que había estado comprometido en los años anteriores. Sobre todo cuando en la segunda fecha Lanús lo goleó 7-1. Es difícil que un equipo pueda reponerse de una derrota tan contundente. Sin embargo, el equipo demostró que tenía reservas espirituales y al partido siguiente goleó 5-0 a Colón. Y siguieron el camino, demostrando que el alejamiento de Geronazzo no los había achicado. Pizarro tuvo la virtud de mantener el esquema que tenía el equipo.

Al finalizar el torneo clasificatorio, Chacarita compartió el primer lugar de la Zona A con Boca (30 puntos), pero fue segundo por diferencia de gol. En la otra zona, Racing (35 puntos) aventajó a River (31). En semifinales Chacarita debía enfrentarse con Racing, en cancha de Boca, y River con Boca, en el estadio de Racing. Por una diferencia con los dirigentes esa misma semana renunció Federico Pizarro y se hizo cargo Víctor Rodríguez. El 2 de julio, en un partido muy parejo, cuando faltaban 3 minutos para el final, Leonardo Luis Recúpero logró el gol del triunfo y la clasificación del equipo de San Martín para la final. Al día siguiente, Boca y River protagonizaron un partido horrible. En caso de igualdad se clasificaba el conjunto que tuviera más goles a favor. River había marcado uno más que su clásico rival y se favoreció con el empate sin goles.

El 6 de julio la cancha de Racing fue una fiesta. Con toda la tribuna superior repleta de hinchas de River, que esperaban quebrar la racha de doce años sin título. Y abajo, en minoría, todo el fervor de los hinchas del club de uno de los barrios más porteños y al que el destino había llevado del otro lado de la General Paz. La superioridad de Chacarita fue manifiesta desde el comienzo. A los 12 minutos, Neumann puso el 1-0, con una media vuelta. Trebucq marcó el empate casi enseguida. Pero nuevamente el Tanque, con un remate impresionante, colocó el 2-1. En el segundo tiempo, primero Marcos, con un golazo propio de su calidad, estampó el 3-1. Y a los 11 minutos, Frassoldati selló el 4-1. Inolvidable. Y todavía faltaba más de media hora. Los de la tribuna de arriba se fueron antes. El festejo fue para los menos. Para los de abajo. Chacarita fue campeón respetando a “los que creían en el fútbol como un juego”, como recordó alguna vez Angel Marcos.

4a300c730e1fb_300x0

2 comentarios en “EMPEZAMOS LOS FESTEJOS POR LOS 40 AÑOS MAÑANA VIENEN EL CUSA Y BARGUITAS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.