EL PEQUEÑO FUTSAL ILUSTRADO POR PABLO GUTIERREZ

Buenas Rafael, como te va un gusto, cumplo doble función en nuestro futsal, de jugador y delegado en Afa, porque no tenemos gente que la pueda realizar, leo los comentarios como por ejemplo los del Poli, y me entritezco al saber que lo social, no puede ir de la mano a lo profesional, muy buenos ejemplos son Banfield, Lanus, Velez, All Boys, Estudiantes, Gimnasia, y empiezo con los de la B como Atlanta, Platense y muchos mas que no va al caso, sino hacer lo que chacarita como club le guste.

Como hincha vuelvo a reiterar que no quiero que Chacarita sea un club de futsal, handball, boxeo o lo que sea, es más,es ilógico e irracional pensarlo, por supuesto que estoy de acuerdo en que se debe ascender, terminar la cancha, mejorar el poli, apoyar las inferiores, etc etc, pero me parece que están totalmente errados todos los que opinan sobre el apoyo que significa esta página hacia lo social.

A que voy con esto, Chacarita Jrs. club sólo aporta los socios, en el futsal hay entre 60-80 actualmente que conllevan en sí las mismas familias arraigas a nuestro club, es decir como socios son el aporte actual del club.

El futsal hace 4 de años fue creado en el club por diversas personas que actualmente están en la C.D. actual, a principio del año pasado viendo la situación de que jugadores y Dt´s se quedaban en la “calle” porque no había respaldo del club para continuar con la actividad, (llamese no habia plata por el estadio y sumado a que en el año 2009 traía aparejado un juicio de un D.T. de la aquella época, entonces lo más fácil era desechar la actividad y a la vez sacarle el apoyo).

Pero con impetú de continuar a toda costa por jugadores, Dt´s, y un mínimo apoyo del club(ya que recuperar la plaza en AFA luego de irte es dificil volver) el Indio Glavina, y Chule, propiamente dicho fueron el apoyo dentro del club, se generó un proyecto, para poder seguir representado los colores.

Ojo cuando nos hicimos cargo del futsal, sabíamos que el Club iba a poner todo su impulso en el estadio, y que debíamos autogenerar nuestra subsistencia. No entiendo cuando hay opiniones diversas en contra de las actividades, llamese handball, boxeo o futsal, se habla que chaca debe estar en la B, y eso no tiene nada que ver con tratar de ser un club social, a partir del futbol profesional. Es decir el costo que manejan las demas actividades pienso que con el sueldo de un jugador de primera la mantenes.

Nadie se puso a pensar que jugadores como Villafáñez (independiente) Sixto Peralta, Silvera, Mario Santana,(futsal de la CAI), Leandro Caruso (futsal de Racing), y buehh no hablemos de todos los jugadores que sacó Social Parque (Riquelme, Sorin, etc,etc), JNewbery (Dállesandro), Facundo Parra(futsal River), es decir hicieron su paso y luego fueron a cancha de 11, es complicado la adaptacion de un jugador de 11 al futsal, pero al revés tiene mucho espacio el jugador de futsal y beneficioso (movimientos tácticos,mucha técnica,y buena pegada) es decir porque no podemos generarlos para nuestro club, y que pasen a inferiores?. Pero bueno, actualmente es así sin mucho apoyo, y buscando sponsors es como nos movemos, dependemos mucho de la ayuda que nos brinda la gente, e imaginate al nene sino le das un plus se te va y termina en clubes mas grande y con más apoyo. Dependemos de la Subcomision de Des. Social y la cabeza es Emiliano Glavina (el indio), quien se encarga de la interelación club-futsal, futsal-club.

Con respecto a los pases, fichajes, etc etc, todo se maneja igual que en AFA es decir, el futsal aparece en el mismo Boletin de AFA, el mismo tribunal de disciplina, etc, etc. lo que sí no es lo mismo un pase$$$ de un jugador de futsal que uno de 11, por supuesto los costos son mucho menores.

Vamos a tu pregunta, La tira de inferiores es darle la recaudación del partido de 8va a 4ta división,(ya que la entrada AFA sale $10), los dos jugadores estaban a prestamos, Federico Quevedo 26 años en River es el arquero, y Federico Paraboni es nuestro jugador de 20 años y debuto el año pasado,la rompio, actualmente chaca en primera tiene una arquero(el Mono) de 20 años se destacó el año pasado. Y lo q hay que agradecerle a River el hecho de acceder a venir a jugar y cerrar la transferencia, ya que Fede Q esta lesionado actualmente y accedieron igual.

Me alegra poder saber que en el Poli se pondrá todo en funcionamiento y a futuro se hará un Microestadio como me dijo Pablo Starcz ayer en la radio, que será el impulso hacia diversas actividades, nos servira para las inferiores cuando llueva, y a la Primera tambien.

Para mas info está la pagina de chacarita en el futsal, http://www.chacaritafutsal.com.ar, aunque Pepe pone siempre toda la actualidad acá.

Pienso que te resumí algo cualquier duda sino te la respondo al mail de chacaritafutsal@gmail.com. Un abrazo.

JOSE GALOPPO Y SU ESTUDIO SOBRE CHACARITA Y SAN MARTIN

EL FÚTBOL Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD BARRIAL:

EL CASO DE CHACARITA EN VILLA MAIPÚ Y SAN MARTÍN

¿Se puede construir la identidad de un barrio a partir de un club de fútbol?

Introducción

La identidad de un barrio, de una ciudad o de un país, se construye a partir de la idiosincrasia y del imaginario de sus habitantes. Ellos, a través de sus vivencias y recorridos, construyen imágenes de su entorno que identifican al barrio.

Este imaginario, además, es conformado por hitos o lugares especiales propios de esos barrios, y también de mitos populares. Uno de estos mitos o lugares es el club deportivo propio de cada barrio, y en particular el fútbol.

En la Argentina, en los barrios, pueblos y ciudades se han conformado clubes de fútbol que han marcado no solo las identidades de estos espacios, sino también identidades sociales. Se encuentra el caso de Boca Juniors y River Plate, ya que ambos a pesar de haberse fundado en el mismo barrio, representan dos sectores distintos: uno a los sectores populares y a su barrio de origen; y el otro a los sectores de clase media y alta a partir de su mudanza primero a Palermo y luego a Belgrano (y no a Núñez como suele creerse). Y también se encuentra el caso de ciudades futbolísticamente divididas: La Plata (Estudiantes – Gimnasia); Santa Fe (Colón – Unión); Avellaneda (Racing – Independiente); Rosario (Newell´s – Central), Tucumán (San Martín – Atlético) y Córdoba (Talleres – Belgrano).

Sin embargo, los que tal vez más contribuyen a la formación de la identidad barrial son los llamados clubes del fútbol de Ascenso. Porque en ese tipo de fútbol, tal vez se respira una atmósfera más pura y sincera, lejos del fútbol de primera división. El cual, como dice Alessandro Baricco, ha sido contaminado en su esencia por los vicios del sistema. Ejemplos: Lanús, Tigre, Flandria (Luján); Temperley; All Boys (Floresta); Laferrere; Nueva Chicago (Mataderos); Deportivo Morón; Quilmes; Defensa y Justicia (Florencio Varela); El Porvenir (Gerli); Sarmiento (Junín); Colegiales (Munro); Talleres (Remedios de Escalada), etc.

Se suele dar, además, el caso de que algunos clubes que tengan la sede en un lugar y el estadio en otro, y que el origen de su hinchada sea en la mayoría en este último lugar. Por ejemplo: Estudiantes (sede Devoto, estadio Caseros); Almagro (sede Almagro; estadio José Ingenieros) y el caso que nos ocupa, Chacarita Juniors con su sede en el barrio porteño de Chacarita y su estadio en Villa Maipú (San Martín).

Este trabajo se centra en la hipótesis de que el deporte (en este caso el fútbol) lleva a la construcción de una identidad barrial en un espacio determinado y en un devenir histórico. En esta identidad barrial el equipo de fútbol se convierte (siguiendo a Thomas Kuhn ) en un paradigma o símbolo, asociándolo con el barrio.

En este trabajo nos ocuparemos de la localidad de San Martín y Villa Maipú y del club Chacarita Juniors y de cómo, marcados por el devenir histórico, se han asociado en la construcción de un imaginario y una identidad barrial, tanto en los aspectos positivos como en los negativos.

1. El partido de General San Martín

Ubicado en el llamado primer cordón del conurbano bonaerense, limítrofe con la Ciudad de Buenos Aires, el partido de General San Martín tiene una superficie de 56 Km.2 y una población de 403.107 habitantes. Es un espacio casi totalmente urbano, a excepción de la llamada área del Río Reconquista. Su paisaje original, de llanuras gramíneas con algunas lomadas, fue totalmente modificado por la acción del hombre. Está dividido en 27 localidades, y su población desciende de diversas emigraciones internas y externas. Su economía se basa principalmente en los sectores industrial, comercial y de servicios. Fue una de las principales áreas industriales del conurbano, de allí su nombre de “Capital de la Industria”.

2. La localidad de Villa Maipú

Ubicada en el partido de General San Martín, en el primer cordón del conurbano bonaerense, la localidad de Villa Maipú se encuentra a 28 metros sobre el nivel del mar, en una zona de llanura por donde corre (entubado) el cauce del arroyo Medrano. Su extensión es de 3,92 kilómetros cuadrados, con los siguientes límites:

• Avenida Constituyentes al norte (con el partido de Vicente López)

• Vías del FCGBM al sur (con la localidad de San Martín, cabecera del distrito)

• Calle Sáenz Peña al oeste (con el barrio parque San Lorenzo)

• Avenida General Paz al este (con la Ciudad de Buenos Aires)

Es un espacio totalmente urbanizado, a excepción de la zona entre la calle Savio y la Av. Gral. Paz, destinada a diversos usos. Principalmente a uso industrial y residencial, con un sector comercial de media densidad en la calle Estrada desde la estación San Martín. Fue uno de los polos más importantes de la llamada Capital de la Industria, con fábricas como Fargo, Lonalino y Molinos Tarquini. Y también una de las localidades más golpeadas por las diversas crisis económicas y sociales: cierre de industrias, pobreza, desempleo y marginalidad.

En realidad, el espacio de lo que es hoy Villa Maipú comprendía antiguamente ciertos microespacios: Villa Diehl (núcleo y centro), el Barrio General Paz (en el límite con la Capital Federal), el barrio Cabuli (zona residencial en las cercanías de la Avenida Constituyentes), etc.

Su población desciende de inmigrantes europeos, y también de emigrantes del interior del país y de otros países de América del Sur. Tiene actualmente 24.447 habitantes, es una de las localidades más pobladas del distrito (concretamente, la quinta) después de Ciudad Jardín del Libertador, Villa Ballester, Villa Necochea y Ciudad de San Martín.

3. Club Atlético Chacarita Juniors

El Club Atlético Chacarita Juniors fue fundado el 1.5.1906 en el edificio de un comité socialista de la calle Giribone. Si bien al principio había utilizado los colores celestes y blancos a rayas horizontales, al igual que la bandera nacional, se optó en 1919 por un cambio que se explica en lo siguiente:

• El color rojo: por la militancia socialista de sus fundadores.

• El color blanco: por la pureza de sus objetivos.

• El color negro: por el cementerio del barrio.

Durante sus primeros años, el desarrollo de la institución estuvo muy complicado por la falta de una cancha propia: la primera fue en Lacroze y Álvarez Thomas, pasando luego a la de Humboldt y Murillo en Villa Crespo, que fue su primera cancha oficial. En 1920 se afilió a la AFA, y en 1931 fue uno de los fundadores del fútbol profesional en el país. Sin embargo, a partir de 1940 comenzó a tener inconvenientes deportivos e institucionales, que lo llevaron a perder los terrenos del estadio por problemas económicos.

4. Contexto histórico de Chacarita Juniors en Villa Maipú (construcción de una identidad barrial en tiempo y espacio)

La historia de Chacarita Juniors en Villa Maipú y San Martín comienza en 1945, cuando se inaugura el estadio de Gutiérrez 351 en la entonces localidad de Villa Diehl. Si bien el historiador José Vicente Valdez Tritti asegura que el equipo ya había entrenado en San Martín antes de 1945.

El contexto de esa época era el gran crecimiento económico y social de San Martín como polo industrial cercano a la ciudad de Buenos Aires, que permitió un rápido crecimiento poblacional.

Fundada en 1856 como población, elevada a ciudad en 1911 y declarada partido independiente en 1864, su crecimiento se inicia a partir de su cercanía a la Capital Federal y la instalación del ferrocarril. Se forman así sus primeras localidades y barrios. Pero no sería hasta después de la Segunda Guerra Mundial que se produciría el despegue económico del partido de San Martín.

En el momento en que Chacarita llegaba a la entonces Villa Diehl, esta se iba convirtiendo en una zona industrial y residencial importante.

Comenzó en 1901 con un remate en los terrenos del Sr. Carlos Diehl, del cual el barrio tomó su nombre. Inicialmente fue un barrio residencial con quintas y hornos de ladrillos, marginado de la traza urbana de la ciudad de San Martín, de la cual era considerado arrabal. Antes de ser conocido como Villa Maipú y de ser el barrio “funebrero”, ya era importante porque se encontraban allí primero un hipódromo 8inaugurado en 1912) y posteriormente un autódromo (inaugurado en 1925). Desgraciadamente, las crecidas del arroyo Medrano hicieron fracasar ambos proyectos.

Además, tenía una fuerte impronta cultural de tango, tal vez a causa de la instalación del hipódromo y de la condición marginal del barrio. Nombres como Gardel, Magaldi, Canaro, Raúl Berón, Ernesto de la Cruz, etc. También nacen los primeros clubes de fútbol: Central Argentino (1920); Mitre (1924); Almafuerte (1932), etc. De a poco, Villa Diehl comenzó a crecer principalmente con el esfuerzo y el trabajo de los vecinos y las entidades intermedias, al igual que otros barrios de Buenos Aires.

La construcción de la Av. Gral. Paz (de Circunvalación que rodea la Capital Federal) traería aparejado un mayor progreso, expresado en la construcción del Barrio Gral. Paz en 1942 (de Gutiérrez a Constituyentes), en una zona entonces inundable. Este progreso se tradujo en un rápido poblamiento de la zona.

Sin embargo, el progreso definitivo de Villa Diehl y el Barrio Parque General Paz llegaría en 1945, con el fin de la Segunda Guerra Mundial y el comienzo de la industrialización argentina.

En efecto, se inauguran las primeras fábricas importantes: Lonalino , Geigy, Fibrolin, Molinos Tarquini, etc. Se inaugura la Sala de Primeros Auxilios en 1946, llegan los padres agustinos recoletos que fundan la parroquia y Colegio San José, realizando además una gran tarea social en la clase trabajadora.

En este contexto, el 8.7.1945 el club Chacarita Juniors decide instalarse en la calle Gutiérrez 351, donde inaugura su nuevo estadio, aunque manteniendo su sede social en Capital Federal . En esta época, comienza a ganar nuevos socios y simpatizantes del barrio, que lo adoptarían como propio.

Luego, en 1952, en adhesión al Año del Centenario del Libertador General San Martín (que fue en 1950), la intendencia municipal resuelve modificar las nomenclaturas catastrales, por denominaciones alusivas a la gesta sanmartiniana. Por ejemplo:

• Villa Hidalgo = Villa Gral. Necochea

• Villa Klein = Villa Gral. Guido

• Villa Progreso = Villa Bernardo Monteagudo

• Villa Furst = Villa Yapeyú

• Villa Bonich = Villa Juan M. Pueyrredón

• Villa Ader = Villa Gregoria Matorras

• Villa Piaggio = Villa Chacabuco

• Villa Diehl y Barrio Gral. Paz = Villa Maipú

El crecimiento industrial de San Martín fue paralelo al crecimiento de Chacarita como institución inserta en el barrio. Aunque ese crecimiento institucional no se traducía en lo deportivo, ya que descendió de categoría en 1956 y volvió a ascender en 1959. Desde 1959 a 1979 permaneció más de 20 años en primera división. En ese lapso, al mismo tiempo, el partido de San Martín creció en su sector industrial y de servicios. De acuerdo al Lic. Gabriel Álvarez, el número de industrias se pasó de 1.673 con 21.643 obreros asalariados a 4.381 con 61.650 asalariados en 1974. Siendo los más importantes los rubros textil y metalúrgico.

En este sentido, se conforma un entorno deportivo de raíz obrera y popular, llevando a la formación de una numerosa fanaticada, no solo en Villa Maipú y Chacarita, sino también en los barrios linderos como José León Suárez, Villa Ballester, San Andrés, y hasta en Villa Martelli, Boulogne, Vicente López y Florida. Esta hinchada, tal vez debido al entorno en el que fue creciendo, comenzó a asumir una identidad obrera y peronista. Y además, comenzó a asumir una simbiosis entre el club y el barrio.

En el aspecto deportivo, esta época fue al principio de ciertos altibajos. Pero Chacarita se empieza a destacar por la calidad de su cantera. Gracias al trabajo de Ernesto Duchini, en esos años tenía un semillero importante de jugadores en cantidad y calidad. En lo institucional se logra en 1967 la sede de Teodoro García 3550 (Buenos Aires) y la creación de un Polideportivo en San Andrés.

En 1969, Chacarita logró su primer y único título en Primera División al vencer a River Plate por 4 – 1. Ese momento fue la cumbre del equipo, que además fue semifinalista en 1970 y realizó importantes giras por América y España en 1971. Sin embargo, a partir de allí comenzaría un sinuoso camino de decadencia.

5. La famosa banda de San Martín

Los equipos de fútbol tienen, entre sus hinchadas, sectores organizados y reconocidos, o por lo menos tienen nombres que las identifican. Así por ejemplo River Plate tiene a “Los borrachos del tablón”, Boca Juniors “La Nº 12” y Racing la “Guardia Imperial”. En el caso de Chacarita Juniors su nombre es “La famosa banda de San Martín”. Ya con su nombre asume una total identificación con el barrio, asociada al equipo. En efecto, la mayor parte de la misma procede de las distintas zonas del partido de San Martín y también de zonas adyacentes. En un partido, las banderas llevaban los nombres de estas localidades: Villa Maipú, Pablo Podestá, Villa Concepción, San Andrés, San Isidro, Villa Adelina, Villa Martelli, Paso del Rey, Villa Ballester, etc. Y algunas canciones dicen así:

• Yo soy de San Martín, y venimos a ver al fúnebre…

• Como grita, como alienta y se la banca, es la famosa banda de San Martín…

Y en las zonas adyacentes al estadio, se observan murales alusivos al club. En resumen, se establece en Villa Maipú una identidad barrial basada en Chacarita Juniors. La identidad barrial es principalmente obrera y peronista, como ya se ha dicho . Y adquiere reputación además de ser una hinchada fiel y seguidora a todas partes. Tiene hinchadas amigas como Laferrere, Central, Argentinos y Lanús.

Cabe destacar además que Villa Maipú es un barrio con agrupaciones carnavaleras (murgas) importantes. Entre ellas, los Famosos, los Incomparables y los Tricolores. Es decir que el club y su hinchada también se asocian a estas expresiones populares.

Como en todos los clubes del llamado Fútbol de Ascenso, es la representación de un fútbol simple, que juega por el honor y la camiseta, por el orgullo barrial y por los sueños, lejos de las luces de la primera división.

El fútbol de ascenso representa el eterno juego de los que sueñan. Todo se contrapone en el fútbol de los sábados; estadios colmados de público y reductos semi-vacíos, jugadores habilidosos junto a expertos en zancadillas, caños, codazos, tacos y patadas voladoras.

No es sólo ingresar al campo de juego y regocijarse con el apoyo de la gente; no es sólo treparse al alambrado y mezclar aliento con aliento con el espectador; es encontrar en cada rostro desencajado de una felicidad ambivalente, una mirada llena de ilusión y tristeza. No hay duda, es el fútbol de los goleadores (de veinte o treinta tantos por temporada) que siguen viviendo en la misma casita de siempre y toman el colectivo en la esquina de años.

La identidad barrial se refuerza con los diversos programas partidarios de radio y televisión que se dedican al club. Algunos de ellos son y eran los siguientes:

• “Aquí Chacarita”, es el programa decano con 40 años en el aire. Actualmente se encuentra en AM 1580 Radio Tradición.

• “Informe Tricolor”, por su parte, lleva 23 años en el aire. Transmite de lunes a viernes a las 20.00 por Radio Magna, y transmisiones especiales los días de partidos. • “Pasión Funebrera”. Por AM Tradición 1580, lunes a viernes a las 19.00. es un programa dedicado a los hinchas.

• “La Gloriosa Tricolor”, transmite por Argentinísima Satelital. • A estos programas se suma otro que ya no está en el aire: “Porque a Chaca lo quiero”,Realmente (y sobre todo con la reciente reapertura del estadio) la hinchada funebrera brinda un espectáculo aparte partido tras partido con sus alientos, sus canciones y su colorido. Interpreta “covers” (por así decir) de Lambada (“soy de San Martín, y venimos a ver al fúnebre”), de Andrés Calamaro (“yo soy del funebrero, soy de Chaca por qué tengo aguante…”), los Auténticos Decadentes (“Señores soy del fúnebre, y no me importan lo que me digan el periodismo y la policía”), Bersuit Vergarabat (“De pendejo me enseñaron a quererte…”), los Fabulosos Cadillacs (“A vos que sos hincha de Tigre…”), Víctor Heredia (“A pesar de los gases, los palos recibidos”). Obsérvese que en sus letras se asumen como un colectivo capaz de afrontar lo que se venga, que tiene coraje y aguante, que tiene sus odios y amores, etc.

Pero también está la otra cara: durante muchos años, esta hinchada fue estigmatizada por los medios y la policía por su alto grado de violencia. Esta violencia tiene su correlato con la decadencia generalizada del país, la pobreza y la frustración existente por la desocupación, la marginalidad y la degradación social. Se llegó así a la formación de barras bravas, con la anuencia y/o complicidad de los dirigentes (que muchas veces las utilizaron con fines políticos y clientelares), que sembraron la violencia en el fútbol a partir de los años 80 del siglo pasado. Y fue también en Chacarita Juniors donde se arraigó este flagelo. Chacarita, que tenía una hinchada seguidora y numerosa, era ahora el paradigma del colectivo violento y sin ley. Llegando incluso a realizar cantos antisemitas contra su oponente de barrio, el Club Atlético Atlanta. El cual, instalado en Villa Crespo y si bien no es oficialmente de la colectividad hebrea, sí se encuentra ligado a ella por su entorno. En el año 1994 un hincha tricolor decía en “El Gráfico” que no cantaban en contra de la comunidad judía ni eran racistas, sino que lo hacían exclusivamente contra su clásico rival.

Si bien se puede decir, como ya se dijo, que todo comenzó en los años 80, hay algunas leyendas urbanas que hablan de este defecto antes de esa época. Una leyenda dice que en los años 70 Chacarita y Gimnasia jugaron en Villa Maipú y que, cuando los seguidores platenses iban a tomar el tren en la Estación, fueron emboscados a pedradas por los hinchas locales, generando una auténtica batalla campal en el andén.

Además, la “pesada” funebrera fue utilizada en aquellos años con tintes políticos, y muchos de sus líderes se convirtieron en referentes locales (vulgarmente llamados punteros) que como tales trabajaban al mejor postor. En este estado de cosas, Villa Maipú y San Martín se convirtieron en una zona de miedo, en una virtual tierra de nadie, cuya hinchada fue estigmatizada socialmente. Pero ello tiene que ver con un contexto de decadencia y degradación.

6. Degradación social y deportiva

A partir del año 1976, la Argentina asistió a un proceso de desindustrialización y concentración de la riqueza, profundizado en los años de 1990, y que se tradujo en un aumento de la pobreza y la marginalidad. Este fenómeno golpeó más duramente en aquellas zonas industriales que habían surgido a partir del proceso de sustitución de importaciones. Entre ellas el llamado Área Metropolitana de Buenos Aires, sobre todo en su primer cordón.

Este proceso tuvo como características principales la apertura indiscriminada de productos importados, la especulación financiera y la degradación social. En el caso de San Martín, sus principales sectores industriales (textiles y metalúrgicos), llegándose al cierre de fábricas y al aumento del desempleo. En este lapso, las 4.381 fábricas y 61.650 asalariados que había en el partido en 1974, cayeron a 3.420 y 43.701. Las únicas industrias que crecieron fueron las de papel y químicas. La degradación económica dio paso a la degradación social :

• El 13% de la población de San Martín tiene necesidades básicas insatisfechas (NBI).

• El partido de San Martín cuenta con 59 villas y asentamientos, en los cuales reside alrededor del 20% de la población. Estos espacios no están integrados a la trama urbana y muestran índices de enfermedades, analfabetismo, deserción escolar y marginalidad bastante elevados, sin acceder siquiera a los servicios básicos más elementales.

• La caída económica se refleja en el hecho de que entre 1991 y 2001 el partido de San Martín perdió un 1% de su población (405.122 a 403.107 habitantes).

• El partido de San Martín se convirtió en un espacio paradigmático de la violencia y la inseguridad, a partir de imágenes construidas desde los medios de comunicación.

• Villa Maipú, una de las principales zonas obreras, fue una de las más afectadas por la crisis: se cerraron industrias y descendió la población.

Además de la degradación social y económica, Chacarita Juniors sufrió una degradación deportiva: en 1979 descendió a Primera B, y al año siguiente a Primera C. En 1981 se consagró subcampeón de Primera C, volviendo a Primera B. En 1983 ascendió nuevamente a Primera División, pero ya no era reconocido por su juego sino por la violencia de su público: las finales con Tigre y Los Andes se convirtieron en batallas campales, y cuando en 1986 descendió al Nacional B, se produjo un escándalo en San Martín en el partido con Boca por los incidentes de la hinchada. Paralelamente, se produjo un decaimiento institucional con deudas y juicios abultados que hacían temer por el futuro del club. En la década de 1990, la hinchada de Chacarita comenzó a ser utilizada como fuerza de choque del peronismo, y se hizo más temible por sus encontronazos con la policía y las demás hinchadas. Al punto que muchas veces su estadio fue vetado para ciertos partidos. Si bien en 1994 ascendió al Nacional B y en 1999 volvió a Primera División, en 2004 volvió al Nacional B, y en 2009 regresó a Primera, volviendo a bajar de categoría la temporada siguiente.

Estos altibajos tendrían un correlato con los altibajos o crisis cíclicas que sufrieron el país y San Martín, y que estallarían en diciembre de 2001.

7. En la actualidad

Después de la crisis terminal de diciembre de 2001, que hizo estallar la llamada “convertibiidad”, hubo que empezar de cero otra vez. En el partido de San Martín, se asistió a una incipiente reactivación industrial, a través de las fábricas recuperadas y la radicación de nuevas industrias. Esto se observa todos los años en la llamada Exposición Industrial de San Martín (EPSAM). El partido busca, de alguna manera, salir a flote de las crisis, aunque ha quedado estigmatizado por los medios a raíz de la violencia y la inseguridad.

En el caso de Chacarita, su identidad sufrió un duro golpe cuando en 2005 el viejo estadio quedó inhabilitado para prácticas deportivas. A partir de allí deambuló por diversas canchas: Almagro, Tigre, Vélez, etc. Sin embargo, con la reapertura del estadio de la calle Gutiérrez, se asiste hoy a un florecimiento de la identidad tricolor. Esto se observó cuando se reinauguró oficialmente, y en la actualidad las adyacencias del estadio vuelven a mostrar reminiscencias del equipo, y en las calles de San Martín hay stands para la inscripción de nuevos socios. Si bien los resultados deportivos dejan mucho que desear, la nueva comisión directiva apuesta por la reactivación institucional, privilegiando el estadio y la apertura de nuevas secciones deportivas. Hoy, Chacarita vuelve o intenta volver a ser parte de la identidad de San Martín.

Conclusiones provisionales

• 1º conclusión: Se puede construir la identidad de Villa Maipú y San Martín a partir de Chacarita, por la masiva repercusión y el arraigo que el club tiene en la comunidad desde 1945.

• 2º conclusión: Se pueden establecer puntos de contacto entre la historia deportiva e institucional de Chacarita y del partido de San Martín. Coinciden en los ciclos de crecimiento y de decadencia.

• 3º conclusión: Se establece asimismo una simbiosis entre el barrio y el club, confluyendo en el imaginario popular ambas identidades. Reflejada en el nombre de la hinchada “La famosa banda de San Martín”.

• 4º conclusión: Chacarita refleja la identidad barrial en: su entorno marginal , obrero y peronista, en su vinculación con las murgas y en su raíz popular y luchadora, en el “aguante” que siempre declama. Y también en aspectos del antiguo Villa Maipú: su contexto de tango y márgenes.

• 5º conclusión: Esta simbiosis también se refleja en los aspectos negativos: violencia, pobreza, marginalidad, etc.

• 6º conclusión: En los últimos años se busca entre la gente del barrio un concepto que refleje su identidad (sobre todo en los más jóvenes). Así, el concepto Chacarita es tomado como propio por parte de la gente de San Martín.

• 7º conclusión: Esta identidad es reforzada por el imaginario colectivo. Al respecto, quien esto suscribe tuvo contacto con gente del interior del país. Y la gente del interior automáticamente asociaba a Chacarita con San Martín.

• 8º conclusión: Al ser un club del Ascenso, la identidad barrial se ve más reforzada porque representa la lucha por el orgullo y el honor (compartida por otros clubes/barrios del Ascenso).

• Conclusión final: Por todo lo expuesto, se puede asegurar que se puede construir la identidad barrial a partir del fútbol, y que Chacarita se ha convertido en el principal símbolo del barrio de Villa Maipú y del partido de San Martín. En otras palabras, podría decirse que “San Martín es Chacarita y Chacarita es San Martín”.

JOSE GALOPPO

FUTSAL: PARABONI ES DE CHACA,GRACIAS RIVER

Desde este humilde lugar agradecemos al Futsal Riverplatense, en haber pasado una tarde amena junto a su gente, cerrando el pase libre de Federico Quevedo a River Plate, como el pase libre de Federico Paraboni a Chacarita Jrs.

Resta la entrega de los respectivos papeles, pero la buena relación entre ambos clubes, a la espera de las firmas presidenciales del club, cerramos la primera incorporación, ya que el punto a cumplir era la tira de inferiores, para poder realizar la transferencia interclubes.

FUTSAL DE CHACA