NÓMINA DE JUGADORES QUE VIAJARÁN A JUJUY:

Arqueros: Pedro Fernández, Nicolás Tauber.

Defensores: Sebastián Pena, Matías Zaldivia, Javier Páez, Emanuel Morales, Damián Toledo, Mario Vera, Juan Krupoviesa.

Volantes: Emanuel Centurión, Matías Nizzo, Santiago Raymonda, Franco Dolci, Julio Marchant.

Delanteros: Carlos Herrera, Pablo Bastianini, Sebastián Ereros, Jorge Piris.

Nota. Son dieciocho (18) jugadores profesionales. El plantel profesional se hospedará en el Hotel Altos de las Viñas, y entrenará mañana, jueves 20 de octubre, a las 19 horas en el complejo deportivo del predio.

Cuerpo Técnico del Club Atlético Chacarita Juniors.

Director Técnico. Luis Marabotto. Ayudante de campo. Marcelo Pilo. Preparadores físicos. Marcelo Lombardini. Cristian Barreiro. Entrenador de arqueros. Claudio Argüeso. Médico. Ramiro Moreda. Kinesiólogo. Aníbal Parsanese. Utileros. Andrés Palavecino, Hugo Luna, Mario Alberto Batista, Oscar Cerza, José Luis Villacampa. Administrativos. Marcela Di Giácomo, Aníbal Vargas.

15:30 TRABADISIMO, PERO HAY ESPERANZAS.

EL PROBLEMA SURGIO CON EL CLUB DEPORTIVO MERLO POR QUE QUIERE UN RESARCIMIENTO ECONOMICO DE CHACARITA, CON DE LA RIVA ESTA TODO ARREGLADO, SI FIRMA VIAJA A JUJUY, COMO PARA CHACARITA NO CORRESPONDE TAL RESARCIMIENTO. LA COSA ESTA TRABADISIMA. RECIEN PARA LA NOCHE ESPEREMOS QUE SE DESTRABE TODO.

RECIEN CONVERSE GUSTAVO SPALLETTI 15:30.

VAMOS POR EL CAMBIO DEL ESTATUTO ASI SOMOS TODOS PARTICIPAMOS.

El escrito de Chacanoticias que publico tiene seis años de antiguedad (es del 2005) y tiene como fuente de origen otro escrito anterior de Chacanoticias de ocho años de antiguedad (es del 2003).

Como este largo escrito tiene a lo largo de su texto una serie de aseveraciones y observaciones que poseen una notable actualidad tal que parecerían estar escritas hoy y no hace tanto tiempo atrás, lo reproducimos tal como fue redactado en el 2005 a efectos sirva como instrumento de lectura y disparador del necesario debate que nos debemos entre todos los socios de Chacarita respecto al futuro institucional que aspiramos para Chacarita Juniors y que debe tener como correlato, el plasmarse en nuevas formas normativas en lo que es nuestra Constitucion funebrera: el Estatuto del club y su reforma para ponerlo a tono con los requirimientos de estos nuevos tiempos.

Aquichacarita no abre juicio de valor sobre el texto que reproduce de Chacanoticias sino que lo pone a disposicion de sus lectores e invita a otros socios e hinchas a realizar aportes similares que vayan enriqueciendonos en la comprension de la importancia que tiene para la vida institucional de nuestro club el debate sobre la reforma del Estatuto

Pepe Rapoport

——————————————————–

Chacanoticias, Abril de 2005

CAMBIAR EL ESTATUTO O MAS DE LO MISMO

Desde su lanzamiento como medio digital de informaciones, CHACANOTICIAS tuvo una permanente línea editorial político-institucional claramente opositora a la presencia del barrionuevismo en Chacarita Juniors.

En nuestro primer número del 2 de abril de 2002 – como revista digital – y en nuestra primera edición del 20 de diciembre de 2003 – como página web – señalamos que nuestro proyecto abarcaba dos planos diferenciados pero concurrentes uno con el otro.

El primero era brindar información y opinión no solo sobre lo deportivo e institucional del club, sino también sobre lo político, económico y social del acontecer nacional e internacional.

El segundo era concurrir a la construcción colectiva de un espacio de opinión democrática, popular, alternativa y anti-hegemónica al servicio de una propuesta política-institucional cuyo objetivo final fuera la Reconquista de Chacarita Juniors para el Pueblo Funebrero. Planteamos en ese entonces – como curso de acción política para el logro de dicho objetivo – el llevar adelante una estrategia política sin tiempo, basada en la voluntad y accionar colectivos del Pueblo Funebrero.

También señalamos enfáticamente que la expulsión del barrionuevismo del club debía darse conjuntamente con un cambio revolucionario en las normas que regían la vida institucional del club.

Que – gracias a ese nuevo y revolucionario ordenamiento interior – era tarea obligada impedir se repitieran adentro de nuestra institución, las experiencias que como ciudadanos de nuestra Nación todos habíamos vivido: la constante estafa de la voluntad soberana del electorado por parte de sus representantes al amparo de la democracia delegativa, que en tantas ocasiones frustró las más genuinas esperanzas del Pueblo Argentino. Y que nos encontrábamos con la oportunidad histórica de instaurar en el club – en su reemplazo – una sólida democracia abierta, participativa y directa.

Finalizábamos diciendo que para concretar un cambio revolucionario en Chacarita Juniors debìa arrancársele previamente a las comisiónes directivas, las inmensas atribuciones que el estatuto procesista de 1976 había reservado a las CD para restituir dicho poder de administración y ejecución al cuerpo soberano de la asamblea de socios.

Nuestra Propuesta

El 17 de octubre de 2003 – en plena crisis institucional de nuestro club producida por los desmanes mafiosos de la Bombonera del 31 de agosto de ese mismo año – publicamos un editorial titulado: CAMBIAR EL ESTATUTO O MAS DE LO MISMO.

En él hacíamos advertencia que ante cualquier eventual llamado y/o convocatoria a elecciones para la renovación de los miembros de la Comisión Directiva que partiera del oficialismo reinante , había que responderle políticamente al barrionuevismo IMPONIÉNDOLE PREVIAMENTE el CAMBIO del ESTATUTO.

Que si – como era imaginable esperar – el oficialismo asumiera una vez más una postura reaccionaria y gorila y se negaba al cambio del estatuto, debìa llevarse adelante con plena voluntad política la IMPUGNACIÓN DE LA VALIDEZ del mismo ante la Dirección General de Personas Jurídicas, ante la secretaria de asuntos legales de la AFA, ante el INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) y ante la Justicia Ordinaria.

Que uno de los principales causales de impugnación estaba dado por la existencia del articulo que faculta a la asamblea de socios a cambiarle el nombre o los colores al club o inclusive a darlo por disuelto y la existencia de otro articulo que por su lado impide a esa misma asamblea de socios plantear la necesidad de cambiar parcial o totalmente el estatuto.

Que el estatuto procesista de 1976 impone arbitrariamente la obligación que cualquier modificación del mismo esté supeditada a la PREVIA DECLARACIÓN DE NECESIDAD DE REFORMA y que esa declaración de necesidad de reforma es un privilegio exclusivamente otorgado a favor de la Comisión Directiva y sustraido de la órbita decisional de la asamblea soberana de socios.

Existen pues en el estatuto de 1976, una serie de atribuciones teóricas otorgadas a los socios que – por su compromiso emocional con la historia y tradición del club – difícilmente sean usadas por ellos (como son el cambio de los atributos distintivos del club) y simultaneamente existe una clara normativa discriminatoria contra esos mismos socios, cuando se les niega el ejercicio de una atribución de mucha menor envergadura institucional como es el de declarar la necesidad de reforma del estatuto. Es la misma intencionalidad discriminatoria que se observa en el hecho de que todas las decisiones administrativas y ejecutivas se concentran a favor del ámbito decisional de la CD en detrimento de la voluntad soberana de los socios reunidos en Asamblea.

Ante la posibilidad cierta de poder recurrir al camino de la impugnación del estatuto surgió – por parte de verdaderos amigos funebreros – el sincero temor de si la adopción de tal medida no fuera el disparador de una posterior intervención judicial al club. Respondimos en aquélla ocasión que esa intervención – la cual NO propiciábamos bajo ningún concepto – el único efecto que iba a tener sobre la vida institucional del club era la de romper el hegemonismo impuesto por el oficialismo pero no pondría en peligro la existencia del club o su continuidad como entidad civil sin fines de lucro.

Y agregamos que debìa tenerse en cuenta el hecho de que por primera vez desde hacia 13 años había un cuadro de situación política de orden nacional en la cual el Gobierno de la Nación (por lo menos a esa fecha del 2003) no tenia compromisos políticos con José Luis Barrionuevo. Que muy por el contrario, ambos se reconocian enemigos políticos declarados, lo que en caso de una intervención judicial del club – que reiterábamos que NO estábamos de acuerdo y tampoco íbamos a avalar – aseguraba un tratamiento ecuánime y equitativo de los intereses tanto del oficialismo como de la oposición.

Cambio revolucionario: Todo el Poder a la Asamblea de Socios

Por eso el 17 de octubre de 2003 planteamos que el CAMBIO de ESTATUTO debía contemplar específicamente los siguientes cambios:

1.- Que todas las atribuciones ejecutivas y administrativas reservadas como verdaderos privilegios feudales a los miembros de la CD deben ser restituidas a la órbita de la Asamblea Soberana de Socios.

2.- Que en el nuevo estatuto los miembros de la CD fueren simples ejecutantes de las decisiones de los socios, es decir meros funcionarios actuantes de las instrucciones que les impartiera la asamblea de socios (dijimos literalmente y de manera irónica en esa ocasión: “ que sean los che-pibes de los socios”).

3.- Que la Asamblea Soberana de Socios debe estar constituida por la totalidad de los socios, en la cual todos tendrán derecho a voz.

4.- Que el derecho a voto en la Asamblea Soberana de Socios será ejercido por todo socio con una antigüedad de 2 años o más que esté al día en su cuota social. De esa manera se reduce el a todas luces excesivo periodo de 5 años de antigüedad que el estatuto del 1976 exige para que los socios adquieran el ejercicio de tal derecho. La restricción del voto a favor de sólo los socios que poseen una antigüedad mayor de 5 años consagra de hecho la vigencia – dentro del club – del antidemocrático voto calificado.

5.- La restitución inmediata del derecho a votar a todos los hinchas que han perdido su condición de socios por no haber podido hacer frente al pago de las cuotas

– Mostrar texto citado –

En Chacarita Juniors también ha pasado lo mismo y no solamente ahora, como muchos suponen erroneamente.

Pero … ¿ por que?

Porque el estatuto vigente del club es una burda versión abreviada de los estatutos gremiales que en la década de los´70 impusieron a fuerza de miedo y terror las patotas vandoristas dentro de todas las organizaciones obreras.

Estatutos gremiales que después contaron con el acuerdo genocida de los golpistas del 76 igual que el estatuto del club también contó con la autorización del proceso militar. Al final de cuentas los militares de la inspección general de personas jurídicas no tenían por que tener problemas en autorizar el estatuto del club: era idéntico en espíritu a los que sus camaradas del ministerio de trabajo le aprobaban en esa época a los burócratas sindicales pro-patronales.

Ësa es la profunda razón ideológica por la que el estatuto del club – para una eventual reforma del mismo – impone la previa declaración de necesidad de reforma.

Por esa misma razón ideológica es que dicha declaración de necesidad de reforma del estatuto se le sustrae a la asamblea de socios para otorgársela como privilegio discriminatorio a la voluntad política de la comisión directiva.

Tenían que impedir para siempre en la constitución funebrera – que eso es el estatuto y no otra cosa – la amenaza potencial que representaba la posibilidad de que un día una asamblea de socios declarara, por sí misma y sin tutela ni vigilancia de nadie, la necesidad de cambiar el estatuto y se les ocurriera a esos mismos socios recuperar para ellos mismos el manejo de todo el poder que había sido reservado exclusivamente a favor de los miembros de la CD.

Por eso no es ninguna sorpresa constatar que todas las CD que se sucedieron en el gobierno del club desde 1976 en adelante gobernaron sin tocar un solo artículo del estatuto. Como tampoco es una novedad comprobar que todas esas CD desde 1976 hasta hoy se cuidaron muy bien ellas mismas de “sentir la necesidad” de cambiar el estatuto.

Porque basta con que las CD no declaren la necesidad de reforma del estatuto para que la masa societaria vea impedida “legalmente” sus aspiraciones de cambiarlo.

Y de ahí la gravedad que representaría un eventual aval político al estatuto procesista del 76 a cambio de participar en un proceso electoral sin haber previamente cambiado el estatuto o siquiera manifestado la voluntad de suprimir en el futuro las cláusulas discriminatorias.

Es que el actual estatuto le asegura a cualquier CD – una vez llegada al gobierno – sea vía dedo, sea vía elecciones – gobernar discrecionalmente y como le venga en ganas – de espaldas y en contra de la voluntad soberana del Pueblo Funebrero – con el agravante de que no existe ningún artículo dentro del estatuto del 76 a favor de los socios que les permita impedir tal estafa institucional.

La nueva amenaza: los garúes privatizadores

La preservación a ultranza de la existencia de este estatuto de naturaleza restrictiva y excluyente es una amenaza contra la vida institucional del club y está dada y llevada adelante por aquellos que alimentan sus fantasias de seguir aplicando dentro del club las conocidas recetas del menú privatizador de los 90.

Menú privatizador de ideología neoliberal – que mientras permite la existencia del cacicazgo populista que reduce a los clubes a simples feudos personales al servicio de determinados intereses políticos, desarrolla su objetivo final de querer reemplazar a “los impresentables de siempre” por aprendices de yuppies y garúes de la city que con confuso discurso modernista disfrazan sus planes neoliberales de privatizar los clubes a favor de empresas privadas.

Privatizaciones que cuando se dan situaciones de indefensión societaria y ausencia de resistencia por parte de socios e hinchas del club, las hacen directamente transformando las sociedades civiles sin fines de lucro en sociedades anónimas.

El procedimiento es sencillo: a traves de recientes leyes privatistas como la del fideicomiso ( cuyo pretexto es “evitar” la quiebra de los clubes), los acreedores rechazan la posibilidad de aceptar concursos preventivos. Sistemáticamente esos acreedores son los mismos que están relacionados con las empresas privadas que toman el gerenciamiento del club .

Pero los privatizadores – cuando no encuentran ni pueden construir consenso político a su favor o no logran intoxicar la opinion de la parcialidad del club en cuestión (como ocurre con las bases del Pueblo Funebrero en Chacarita Juniors) – lo intentan a través del engaño y la estafa.

El procedimiento es aún más sencillo: declaman públicamente defender y mantener al club bajo la figura de sociedad civil sin fines de lucro. Pero la de ellos es una defensa meramente simbólica de una figura jurídica reducida a su sola existencia formal.

Porque simultáneamente llevan adelante una “privatización de hecho” a traves de recurrir a sinuosas y poco transparentes formas jurídicas de contratación y subcontratación como son:

– el “gerenciamiento del futbol profesional” a favor de una empresa privada. El resto de las actividades del club siguen en manos de la asociación sin fines de lucro.

– la “sponsorización o gerenciamiento de las inferiores del club”, donde con el pretexto de erradicar del club a los representantes de jugadores se entrega a favor de empresas sponsors parte de la propiedad de los derechos deportivos de los jugadores de las divisiones inferiores. La justificación que utilizan es también sencilla: la sponsorización o gerenciamiento es la contraprestación del club por recibir aportes de fondos de esas empresas privadas.

– el “concesionamiento del estadio de futbol a favor de empresas privadas utilizando como justificación las reformas efectuadas en el mismo por dichas empresas privadas”.

– la “tercerización de las fuentes de ingresos” del club, que cubre desde la adjudicación – a cambio del pago de un canon irrisorio – del buffet de la cancha al tema de la publicidad estática del estadio o el destino de uso de las instalaciones deportivas auxiliares, canchas auxiliares, villas deportivas, etc.

– las “inversiones de empresas radicadas en paraisos fiscales”, que se presentan como aportes genuinos con el fin de la obtención de ganancias lícitas, cuando en realidad el objetivo es generar movimientos contables inexistentes y legalizar (blanquear) dinero generado en circuitos delictivos.

Estatuto y Elecciones: ni Capitulación ni Conciliación

1. Estatuto y Capitulación Ideológica

Se observan – en medio de la actual situación de catástrofe institucional del club – signos preocupantes que denotan una confusa y poco transparente política de conciliación o inclusive de capitulación ideológica, en la que se està cayendo casi sin distingos – probablemente motivada por la vorágine y confusión emocionales que embarga a la comunidad funebrera ante la posibilidad de que el club pierda deportivamente la categoría del Nacional B para hundirse en la tercera divisional del fútbol argentino: la B metropolitana.

Y cuando señalamos esto estamos haciendo expresa referencia a la ambigua postura política que observamos están adoptando las distintas agrupaciones electorales opositoras al barrionuevismo con relación al estatuto procesista de 1976.

Esa postura observable en las agrupaciones electorales de la oposición es la de lanzarse a una contienda electoral por la disputa de la CD, sin hacer siquiera reserva ni objeción de ninguna parte del cuerpo normativo de 1976. De esa manera oficialistas y opositores, sin distinción alguna entre ellos, terminan prestando (y otorgando) legitimidad al cuerpo ideológico del estatuto de 1976.

El estatuto de 1976 es bien claro respecto a la soberanía de los socios: los mismos solo sirven para votar. El manejo del club està reservado a favor de un pequeño grupo de dirigentes.

Que al oficialismo no le preocupe tamaña aberración no sorprende a nadie. Pero que esa misma postura política sea asumida por las agrupaciones electorales de oposición resulta inadmisible.

De hecho, la obligada observación de la actualidad política del club, lleva a considerar la posibilidad de que se esté valorizando como más importante una votación cuyo objetivo es la disputa de cargos electorales que el asumir el costo político de poner atención en algo más institucional como es el estatuto del club, esto es, la Constitución de Chacarita Juniors.

En una palabra, parecería que con tal de ir a un proceso electoral (dado para peor, como concesión graciosa por el oficialismo), se aceptan sin cuestionarlas todas las disposiciones discriminatorias del estatuto de 1976.

No puede negarse que existen ciertas propuestas respecto al estatuto en las promesas electorales de las distintas agrupaciones electorales opositoras.

Pero no menos cierto es que las mismas no implican ningún cambio revolucionario del orden normativo impuesto en 1976, sino que se limitan a tibias y tímidas propuestas reformistas que no van a (ni pueden) solucionar el fondo de la cuestión que esta en juego que es la exclusión de los socios en el ejercicio del poder.

Así es mero maquillaje reformista la propuesta de que la primera minoría tenga representación dentro de la CD. Como si no hubiera miles de ejemplos políticos en el país que demuestren cabalmente que las mayorías y minorías políticas pactan entre ellos de espalda y contra la voluntad de sus electores.

Y también es pura pirotécnica reformista, aquella otra propuesta – a la que califican erróneamente como de apertura ilimitada – cuando llaman a la masa societaria a la participación en el club, instando a los socios se ofrezcan como colaboradores de distintas subcomisiones para llevar adelante desde cada una de ellas la política general determinada previamente desde la propia CD.

Todo esto – mas allá de la buena fe y voluntad de trabajo puestas en juego por la dirigencia de las agrupaciones electorales opositoras – no es otra cosa que lo que en criollo se expresa con la frase: “más de lo mismo”.

En una palabra se cae nuevamente (y aquí no entramos a analizar si la esta situación es generada por ingenuidad política, por inobservancia o ligereza en la consideración de las consecuencias políticas, por visión anacrónica de la realidad, por retraso de sus concepciones políticas, por oportunismo político o por interés ideológico al servicio de poderes concretos) en la trampa de recorrer el repetido y repudiado camino del gatopardismo : “que cambie algo para que todo siga igual”.

Nuestra posición política-institucional siempre ha sido la misma: estrategia sin tiempo para la Reconquista del club de las garras del barrionuevismo y toma concreta del gobierno y del poder en el club por la masa societaria a travès de la Asamblea de socios.

Por eso exhortamos y reclamamos a los dirigentes que integran las distintas agrupaciones electorales opositoras a replantear radicalmente su postura político-institucional de aceptar de hecho y derecho el estatuto de 1976.

Las agrupaciones electorales de oposición deben abandonar la “ansiedad”, el “apuro” y “encegecimiento” por una salida electoral – supuesta panacea de todos nuestros males.

Se impone previamente, que las mismas procedan a declarar públicamente y de manera expresa, cuales son las diferencias doctrinales y políticas que tienen con el `cuerpo normativo de 1976 y las correspondientes reservas y salvaguardas político-institucionales que van a tomar desde lo político a fin de no prestarle legitimidad a dicho estatuto.

El silencio y la inmovilidad de las agrupaciones electorales respecto al estatuto procesista de 1976 fuerza a la conclusión de que se avecinan sombríos tiempos institucionales para el club. Esta capitulación ideológica habla del retraso de la conciencia y la concepción de cual es la verdadera naturaleza del del desfonde institucional del club. Salvo que se trate de algo peor: que la total inacción observada con relación al estatuto de 1976 en realidad responde al oculto, pleno y total acuerdo ideológico y doctrinario con el mismo.

2. Elecciones y Conciliación Política

En un nivel de menor importancia dentro de la vida institucional del club y más ligado a aspectos de sólo alcance electoral también se pueden observar otros hechos inexplicables políticamente que han generado las agrupaciones electorales opositoras.

Participar en las elecciones propuestas por el oficialismo de manera incondicional, sin beneficio de inventario y sin hacer las necesarias aclaraciones y reservas políticas – produce efectos políticos y normativos que afectan e involucran a la totalidad de los integrantes del Pueblo Funebrero (sean socios o nó).

Parecería que las agrupaciones electorales opositoras – con tal de que se les permita participar en una elección y jugar la posibilidad de desplazar al oficialismo – terminan aceptando de hecho y derecho la totalidad de las reglas de juego impuestas de arbitraria manera por el barrionuevismo.

De esa forma se observa que se dirigen a librar una futura contienda electoral, sin tomar recaudo de las más elementales reglas de la prudencia política. Esto los lleva a transitar situaciones políticas lindantes en la conciliación política con el oficialismo antes que el despliegue de diversas aplicaciones tácticas de una estrategia global previamente concertada.

Por ejemplo: ignorar información básica y elemental sin la cual cualquier participación electoral no solo es suicida si no que lleva en los hechos a transformarse en (involuntarios o nó) cómplices de conciliación política con el oficialismo.

Ignoran la identidad de los acreedores del club y su eventual condición de testaferros de terceros, ignoran la identidad de los representantes de la mayor parte de los integrantes de las divisiones inferiores, ignoran el estado de los juicios contra el club que el oficialismo dice haber arreglado en su mayoría extrajudicialmente, ignoran el importe exacto de la deuda exigible contra el club por parte de los acreedores, ignoran la actual situación contable del club, ignoran el contenido definitivo del padrón electoral que el oficialismo les presentará 48 hrs. hábiles antes del día de las elecciones, ignoran e ignoran ….

Las agrupaciones electorales opositoras parecen pues haber renunciado inexplicablemente al beneficio de inventario que debe exigirse al oficialismo antes de cualquier compulsa electoral.

Con una situación política nacional desfavorable a los intereses políticos del barrionuevismo que coloca al mismo en una situación de debilidad en cualquier situación litigiosa, las agrupaciones electorales opositores no han sido capaces dentro del club de traducir políticamente a su favor el desequilibrio de fuerzas adverso al barrionuevismo existente fuera del club, Tampoco han intentado sortear las “chicanas” dilatorias que le presenta el oficialismo amenazándolo con recurrir a la vía judicial para acceder a la información que le oculta y niega el mismo.

Este cuadro se completa con una total desmovilización del activismo político de las agrupaciones electorales opositoras. No han encarado ninguna campaña de pintadas de paredones y pegatinas de carteles en la vía pública ni el del simple trámite de lanzar panfletos en los alrededores de la cancha los días de partido. Es difícil imaginar pues ante tal situación, que estén capacitados para producir hechos políticos de alcance mediático como manifestaciones o “escraches”.

Parecería que todo el activismo que conciben se limita a “puntear” el listado provisional electoral entre cuatro paredes y asumir que como el análisis de los votos potenciales son favorables en teoría, solo hay que esperar al día de los comicios.

Todo lo descripto anteriormente: ¿ a qué se debe ?

¿ es resultado de una falta de experiencia política de los candidatos de la oposición electoral ?

¿ es resultado de acuerdos tácitos entre la oposición y el oficialismo para que la celebración de las elecciones se realice con el más bajo perfil posible a fin de evitar se generen fuerzas y energías de terceras alternativas que podrían hacerles perder el control compartido a ambos sectores en su disputa sobre el actual proceso político del club ?

¿ o es más bien el resultado de una concepción ideológica conservadora y reaccionaria que busca la preservación a ultranza del sistema vigente en el club y reniega de cualquier participación abierta, colectiva y masiva del Pueblo Funebrero, porque para ellos esos fenómenos son sinónimos de desorden, anarquía y subversión ?

¿ O es quizás la sumatoria de las tres anteriores hipótesis ?

Serán las agrupaciones electorales de oposición las que deban responder a estas preguntas. Y no a nosotros sino a la comunidad chacaritense traduciendo sus respuestas en concretos hechos políticos que demuestren contundentemente que no son el continuismo del orden procesista vigente en el club y que sus objetivos van más allá que el de reemplazar al actual oficialismo barrionuevista.

Nuestras Banderas

Mientras tanto nuestra estrategia seguirá siendo sin tiempo y sin urgencias electoralistas y su objetivo acompañar en la construcción de un espacio politico democrático, popular, alternativo y anti-hegemonista.

Y nuestras banderas político-institucionales seguirán siendo las mismas que cobijaron nuestro nacimiento. Y no son negociables.

– NI BARRIONUEVISMO NI GERENCIAMIENTO PRIVATIZADOR

– CHACARITA JUNIORS ES DEL PUEBLO FUNEBRERO

– POR UN NUEVO ESTATUTO

– TODO EL PODER A LA ASAMBLEA DE LOS SOCIOS

– POR UNA DEMOCRACIA DIRECTA Y PARTICIPATIVA

– SOLO EL PUEBLO FUNEBRERO SALVARA AL PUEBLO FUNEBRERO.

Chacanoticias, abril de 2005

http://www.chacanoticias.com

TENIAMOS TODO PREPARADO PERO BUEH, HABRA QUE ESPERAR.

Chacarita Juniors informa que se ha suspendido la presentación de Felipe De la Riva como nuevo Director Técnico de nuestra institución.

El motivo de la medida responde a diferencias surgidas en la desvinculación del entrenador con Deportivo Merlo, última institución en la cual trabajó De La Riva. Chacarita Juniors comunicará oportunamente la evolución de la situación referida.

NICO DE PALPALA (JUJUY): LOS ESPERA A TODOS.

Estimados les comento soy de jujuy, nos estamos organizando con las peñas del NOA, jujuy, salta, tucuman y santiago nos vamos a estar juntando el 20 y 21 previo al partido con el lobo la idea es formar una amistad funebrera contamos con lugar y hospedaje , queremos invitarlos a los que vengan desde BS AS, los que les pido es que confirmen, el punto de encuentro sera en el club AHZ de la ciudad de palpala , provincia de jujuy, mi nombre es nicolas rios , tel:03884052346 , cel 0388154703445, seria un placer compartir con ustedes , pasen la informacion a los hermanos funebreros que quieran venir, saludos .