Un jugador inolvidable Victor Manuel Rabuñal

Cuando los recuerdos van tomando forma de recuerdo, los ojos de Víctor toman brillo y recuerdan historias. Historias que merecen ser leídas…

“Hace 21 años que estoy trabajando como encargado de éste edificio. A mí me tocó una época difícil donde no se hacía tanta plata. Termina el fútbol y no sabés que hacer. Algunos terminan mal y otros la pilotean. Yo no hice el curso de técnico cuando jugaba y me arrepiento porque después todo cuesta mucho. Yo jugaba y nunca pensaba que me iba a retirar. Tenía la idea que iba a jugar siempre. ¿Sabés qué? Todavía no me saqué los cortos, porque uno nunca se los saca. Por eso defiendo al jugador porque voy a ser jugador de fútbol de por vida”

“Ahora se gana buen dinero, pero antes no y muchas veces terminabas como arrancabas. Por eso me parece una excelente idea que Racing, por ejemplo, arme una Mutual de Ex Jugadores que ayude a los que realmente lo necesitan.

Pero no sólo en lo económico, sino también que nos hagan sentir plenos nuevamente. Siempre digo: los futbolistas dejamos de jugar y somos olvidados.

Ahora con internet muchos hinchas vuelven a ver los partidos, se contactan conmigo y, la verdad, me encanta”“

LA MISION DE RESUCITAR A CHACARITA

Llegué a Chacarita en Julio de 1992. Me llevó Juan Manuel Guerra. El Viejo fue un fenómeno. Era la tercera vez que me quería tener en sus equipos.

La primera fue en 1980 cuando dirigía Estudiantes de Buenos Aires. Mi suegro trabajaba en el club y le habló de mí.

Vine a Buenos Aires, estuve entrenando en cancha de General Lamadrid, pero no se dio. Después me quiso llevar a Chacarita cuando se rompió Quique Borrelli.

La tercera fue la vencida”.

“El Viejo Guerra tenía cada dicho… Una vez a Marcelo Di Lauro, un delantero que había estado en Atlanta, le dijo: a usted no lo puedo poner porque la lapicera no me escribe su nombre.

Aconsejaba bien a los pibes. Les decía de comprar ladrillos. En cada charla técnica pasaba del fútbol a la vida. Trataba a todos en forma muy paternal.

Un fenómeno. Para mí, junto al Coco Basile fueron los dos grandes técnicos que tuve en el fútbol”.

“El objetivo era sacar a Chaca del fondo. Hacía un par de temporadas que venía muy mal con el promedio. Para eso Guerra fue fundamental.

Comenzamos muy bien el campeonato. Le ganamos a Atlanta en Villa Crespo, le hicimos cuatro a Tigre en Victoria.

Disputamos un mano a mano contra All Boys y Sarmiento de Junín que tenían dos equipazos.

Jugamos un partidazo contra All Boys, que terminó ascendiendo, en cancha de Vélez.

Perdimos el campeonato en una derrota imposible con Deportivo Merlo de visitante”

Mirá, teníamos a Elvio Paolorroso – hoy profe de la Selección – con nosotros y andábamos muy bien. Después perdimos en Jujuy la final del Zonal.

Gnoffo tuvo un penal pero lo erró.

Perdimos en el alargue. Gimnasia y Esgrima tenía un cuadrazo con un Mario Lobo que andaba bárbaro”.

Gracias Victor Viñabal por el recuerdo