Para aprender de Lanus

Mano a mano con ClarínNicolás Russo: “No necesariamente tenés que ser corrupto para fundir a un club”El presidente de Lanús habla del proyecto que cambió la vida del club. Dice que los dirigentes no pueden dormirse y que “el fútbol es más difícil que la política”.Nicolás Russo, el presidente de Lanús. Nicolás Russo usa pañuelos de tela.Creció a 15 cuadras de la cancha de Lanús y lleva más de 30 años como dirigente. Iba con los pibes del barrio, de Villa Obrera. El primer partido que vio fue un empate 1-1 contra Independiente y recuerda que para el Rojo atajaba Pepé Santoro. Su papá jamás pisó una cancha.Dice que la pasaban mal los hinchas de Lanús. Se lo dice a los jóvenes de ahora y les pide que disfruten del mejor momento de la historia del club. Iban a la cancha de Berazategui y veían el partido desde arriba de un árbol. “Sabés lo que era ir hasta Los Polvorines, a la cancha de San Miguel”.Era el Lanús que cayó a la Primera C y al que le costaba hacer pie en el Nacional B. Un día fue a Pico, La Pampa, y terminó tirado en el piso del micro mientras afuera la Policía se enfrentaba a los tiros con los hinchas locales. “Recuerdo una decepción tremenda en la cancha de Chaco For Ever. Era la última fecha y Lanús con el empate ascendía a Primera. Perdimos 1-0. El viaje en micro fue eterno, más de 20 horas. Teníamos una ilusión de subir… En ese momento, fíjate la boludez, estaba instalado que a Lanús no le convenía subir a Primera, que los directivos preferían estar en la B… Todas las boludeces que decíamos los hinchas”, repasa el presidente del mismo club que el sábado buscará levantar por segunda vez la Copa Sudamericana y bordar su sexta estrella.Mira hacia atrás Russo. Traza una bisagra en 1979 cuando el club estaba en la C. Recuerda la asamblea en la que se destituyó al presidente Francisco Leiras y hace una pausa. “Leiras ni era socio del club, era hincha de Racing. Era un empresario muy importante y quería ser gobernador de la provincia de Buenos Aires. Tuvo la mala idea de elegir a Lanús como trampolín. Y bueno, en el club le trucharon el carnet, fue presidente… Yo digo siempre algo: no necesariamente tenés que ser corrupto para fundir a un club. Viene alguien de afuera, un mecenas, pone mucha plata, cree que con eso alcanza”.-¿El fútbol te curte para todo? ¿Es más sencillo pasar del fútbol a la política que ser un outsider y tratar de hacer el camino inverso?-El fútbol es mucho más difícil que la política. Vos en el fútbol podés hacer todo bien pero hay un problema, tenés arcos: si pega en el palo y se va afuera sos un desastre, si pega en el palo y entra sos un fenómeno. Lo que aprendí es que orden contra orden gana el mejor y orden contra desorden gana el orden. Nosotros somos un club ordenado, nos puede ir mal una vez, pero a la larga se impone el proyecto. Y si te querés dedicar a la política, el fútbol te ayuda muchísimo, es una experiencia única. En un club como Lanús te levantás todos los días pensando en cómo hacés para sostener, para solucionar cosas. Tenemos 652 empleados, muchas disciplinas en las que hay que poner dinero a fin de mes, tenés que hacer obras y tenés un déficit anual que paliar. ¿Cómo lo paliás? Con la venta de jugadores. Ahora, es necesario administrar bien. Porque si vos vendés jugadores y tenés que pagar intereses porque pediste plata prestada a los bancos o acumulás créditos o tenés gente de más trabajando, salarios que no son acordes… lo terminás fundiendo al club. Y no puede ser que llegues al día 5 del mes y no tengas plata para pagarle el sueldo a un empleado que gana 40 mil pesos.Lanús en los últimos 15 años-Al mismo tiempo podés perder con clubes que viven endeudados y que gastan más de lo que tienen.-Te da mucha bronca, pero vos el club lo tenés que manejar como una empresa o como manejás tu casa. Normalmente ocurre en clubes grandes, con socios que consiguen capitales y tienen relaciones muy importantes. Entonces hacen más de lo que pueden, firman contratos más altos de lo que deberían. Y les termina yendo muy mal. Está a la vista: los clubes mal administrados terminan llenos de juicios y deportivamente no logran nada.-¿Por qué la AFA no castiga a los clubes deudores?-Yo lo dije un montón de veces y nunca me dieron bolilla: el club que tenga deudas bancarias o impositivas, deudas con jugadores, con el cuerpo técnico o con personal de club, que no pueda incorporar. Estamos hablando de algo muy básico. Y no se hace. Ahora por la pandemia organizamos este torneo sin promedios para intentar acomodarnos. Y Lanús apoyó la medida porque la idea priorizar la economía, ordenar a los clubes. Y eso que nosotros no teníamos problemas económicos ni de promedios.-Por priorizar lo económico relegaron lo deportivo.

Por priorizar lo económico relegaron lo deportivo.

-Sí, pero ¿qué fue lo que dijimos? Aprovechemos estos meses para ponernos al día, achicar los contratos altos, promover a los juveniles… Si no hay promedios. Ahora viene un torneo con promedios pero sin descensos. La mayoría de los clubes lo entendimos y nos sirvió para acomodar la economía.

-Da la sensación de que muchos no lo entendieron: hubo 11 cambios de entrenadores.

-Bueno, el que no lo entendió va a seguir metido en el lío. A veces viene un dirigente y me pregunta: “¿ustedes cómo hacen?”. Y yo intento decirles que hagan una pausa, que pongan jóvenes. Me dicen: “Pero no se puede, es imposible, me matan…”. Bueno, peor de lo que te fue no te va a ir. Por lo menos te va a servir para frenar, para ordenar. Jugá con los pibes del club, que suba el técnico de la Reserva. Y probá, qué se yo.

-¿Vamos camino a que Boca y River dominen todo cada vez más?

-El miedo está y hay que estar atento. Por eso es muy importante pelear por el reparto de los derechos televisivos. Y hay que defenderlo a rajatabla porque es la única manera de que podamos competir.

-Si alguien ajeno al fútbol te pide que expliques la frase “hay que tener peso en AFA”, ¿qué le dirías?

-Nooo, no existe eso. Vos como dirigente tenés la obligación de estar en todos los detalles. Te doy un ejemplo: en la previa del partido de ida con Vélez se hicieron los hisopados y salieron 12 casos positivos. Había jugadores, dirigentes, cocineros… Nos resultó muy raro. Había cuatro jugadores titulares. Nosotros podíamos haber asumido la situación y decir “bueno, mala suerte dieron positivo”. Esto fue 24 horas antes del partido. Y no, hicimos nuevas pruebas urgentes y resultó que los exámenes estaban contaminados. Si vos te hubieses dormido los cuatro jugadores no jugaban. Y así es en todo.

-¿Con los árbitros pasa eso?

-Lo importante con los árbitros es conocer el estilo: si es tarjetero, si deja jugar, si habla, si no habla. Tenés que saberlo. Lamentablemente es así el fútbol. Nosotros tenemos un seguimiento de los árbitros, con jugadas puntuales y transmitimos esos detalles. Tenés que tomar las precauciones.

-Se hace difícil no desconfiar cuando ves ciertos arbitrajes, especialmente en el Ascenso.

-Es que no es lo mismo el nivel de un árbitro en Primera que de uno del Torneo Federal. Todo el mundo hablaba que Barracas y Tigre iban a ascender y quedaron eliminados.

El ascenso al poder y la torpeza del 38-38

Nicolás Russo, Jorge Ameal, Claudio Tapia y Marcelo Tinelli protagonistas de la última reestructuración del fútbol argentino, cuando se disolvió la Superliga y la Primera División volvió a la AFA.

En Lanús hay alternancia en los cargos. No se puede ser presidente en más de dos mandatos consecutivos. “Vamos rotando. Todo queda en casa, por supuesto que hay peleas y diferencias pero quedan puertas adentro”, dice Russo. En las últimas elecciones, en 2019, el oficialismo sacó 89,7% de los votos.

Russo fue comerciante y comenzó su carrera dirigencial en Lanús desde la Comisión de Construcción del Estadio. Antes de llegar a su primera presidencia (2009-2012) pasó por la Tesorería y el Departamento de Fútbol Profesional.

De allí saltó a la política municipal como concejal por el Frente Renovador y desde 2019 asumió como diputado provincial. Se lanzó a la intendencia en 2015 y no le alcanzó. Esa es su meta para el futuro.

-¿Sentís que cuando al principio lo subestimaron a Chiqui Tapia?

-A ver, te soy sincero: cuando muere Grondona se da toda una situación muy difícil, llega el ciclo de Segura, la intervención, y los clubes de Primera no estábamos de acuerdo con que un dirigente del Ascenso estuviera a cargo de la AFA. Creíamos que ese lugar nos correspondía a los de Primera. Pero había que llegar a un acuerdo. Y la verdad es que Tapia y Toviggino trabajaron con inteligencia, lograron el consenso total del Ascenso y de los clubes del Interior. Entonces, si vos hubieras logrado que toda la Primera se uniera con un candidato, bárbaro, ganás. Pero no lo lográs, es muy difícil. Primera es bravo, todos queremos ganar, sacar ventaja, hay mucha rivalidad, empezando por Boca y River.

-¿El día del 38-38 es para una serie de Netflix?

-Yo lo tomo como una gran torpeza. Si hubiese sido una avivada, el que contaba primero los 38 votos, se ponía a gritar, a revolear la mesa y ya está, ganó la elección. Nadie sabía que iba a terminar empatada. No hubo un buen control, las hojas de la boleta eran de un papel muy finito, se pegaban, hubo como tres votos dobles. Hay una cuestión: yo estoy de acuerdo con que no se vote a mano alzada, porque en una asamblea empiezan a levantar la mano muchos y chau, te enganchás con el que gana. Lo que sí creo es que el sobre debe estar identificado y que con el resultado puesto se tiene que saber a quién votó River, a quién votó Boca o a quién votó Independiente. Porque si no pasa lo que pasó ese día: muchos dirigentes van con un mandato de su club para votar una cosa y cuando llegan y cuando llegan votan otra. Yo recuerdo que (Hugo) Moyano hizo una reunión con todos los que apoyábamos a Segura y había 43 dirigentes. Ahí en el predio de AFA, eh, media hora antes de la votación. A la noche (Marcelo) Tinelli se fue a comer con los que supuestamente lo habían votado y eran 42.El cuidado del productoTinelli, Russo, Rapisarda, Blanco y Tapia saliendo de Casa Rosada. Foto MARCELO CARROLL-¿Por qué a tres semanas del inicio de un nuevo torneo otra vez no se sabe cuál va a ser el formato?-El torneo seguramente va a ser con dos zonas de 13, después está el parate por la Copa América y empieza un torneo largo de 25 fechas. Esto se va a regularizar seguramente en cuatro años cuando estemos en 22 equipos.-Pero venimos con cambios constantes hace mucho tiempo.-Sí, fue un error haber hecho un torneo de 30 equipos y salir de eso costó muchísimo. Cuando se estaba llegando a lograr vino la pandemia que nos llevó a priorizar lo económico sobre lo deportivo. Entonces otra vez termina habiendo más equipos.-Hay que cuidar el producto, dijo Tapia. ¿Está cuidado?-Para mí, sí, es muy bueno. Hay que pensar que vienen de todos lados a llevarse a nuestros jugadores y se los llevan cada vez más jóvenes. A pesar de eso, el fútbol argentino es el más competitivo del mundo. Acá nunca sabés qué equipo va a salir campeón. Hay muy buenos jugadores, muy buenos técnicos y también muy buenos dirigentes por más que el periodismo se encargue de hablar mal de ellos.

Nota de diario clarín.Mariano Verrina