NOTA AL GATO

UN GATO CON SIETE VIDAS

Todos los gatos son de tener suerte. Es por eso el famoso refrán de es este titulo. Pero que mejor que escucharlo del mismo Carlos Fabián Leeb (37), que lo resumió en pocas palabras. “Para mi la familia es todo. Mis hijas, Daiana (17), Carla (15), Denisse (14), los dos varones “Carlitos”(4), Brian ( 2), y mi señora Elizabeth (34). Y nosotros le agregamos (ya van a ver) a su querido Chacarita, para conformar esas siete vidas que lleva en su corazón.
Pero no fue nada sencillo realizarle esta nota al gato. Por que él esta cargado de compromisos, aunque para su querido club siempre existió un “lugarcito”. Y ahí estuvimos.
La cita fue en la zona sur, muy cerca a su domicilio. Un llamado de su esposa (después de una larga espera). “Acabo de hablar con Carlos y esta reunido con gente de Banfield en un restaurante de Avellaneda, me dijo que lo espera. Tome nota…”
Se lo veía contento. Recién nos acercamos a la mesa (dos personas estaban almorzando con el) cuando de su bolso sacó la camiseta de Chacarita. “Les presento a un amigo, el esta en la Sub Comisión de Prensa de Chaca y me vino a hacer una nota junto con mi viejo, la verdad es que estoy muy entusiasmado. Disculpen, pero me tengo que ir. Ya esta todo pago.”
En el auto siguió manifestando esa enorme alegría. ” Mi papá no sabe nada. Le quiero dar una sorpresa por que si lo llamamos por teléfono se nos va a ir, no le gustan mucho los reportajes. Es un poco tímido, pero lo vamos a convencer. Trabaja en una empresa de uno de mis hermanos, en la reparación de PC.”
Ni bien llegamos al lugar, el “gato” lo encaró a su padre. “Lucho (así le dicen), él es un amigo de Chacarita y nos viene a hacer una nota para la revista del club. Lo tomó de sorpresa. “¿A mi?. No… si el ídolo sos vos”.
El “gatito” le respondió al toque. “Dale dejate de pavadas, primero arranca con vos y después la sigue conmigo.”
Lucho, fue ese delantero que tuvo Chaca entre los años 65 y 66. Si, nada menos que Luis Félix Leeb (65) un jugador muy veloz y netamente de área, lo que se dice un goleador. “Guardo muy lindos recuerdos de Chacarita. Lo tengo presente a Roldan, el “loco” Biaggio, Iñigo, Ferraro, Neumann, el hermano del tanque. Que jugadores, era otra época.”
.Y casi sin parar nos hizo una reseña de su extensa trayectoria. “Del 59 al 62 estuve en San Lorenzo, después pasé a Estudiantes, y allí jugué un año, entre el 63 y 64, para luego llegar a Chaca y estar en el 65 y 66. Me acuerdo que pasamos junto con Nardiello. Mas tarde nos vendieron a Quilmes con Bertolotti y Laginestra. A Olmedo lo transfirieron a Colombia. Y de ahí en mas se fue formando la base de ese gran equipo que en 1969 salió Campeón Argentino”.
Lucho nos dejó un lindo recuerdo, y esa foto con su hijo que no la olvidará jamás. Con mucha humildad (de tal palo tal astilla) nos despidió con una comparación. “Carlos fue mas que yo, por que además de goleador fue muy técnico para jugar. Sabia mucho con la pelota. En Chaca le descubrieron el verdadero puesto. Mejor dicho Don Manuel, que lo hacia jugar bien al fútbol”.
Dejamos a Leeb padre, y nos dirigimos al ansiado encuentro. Si, la legendaria y única. La cancha del glorioso Chacarita Júnior. Esa unión inseparable que tiene el “gato” con San Martín y la tricolor.
Solo nos realizó un pedido. Quería reencontrarse con su entrañable “amigo del alma”, Roberto Altamura (ver foto). El y sus familias pasaron doce años veraneando en Santa Teresita .
Con sus deseos ya cumplidos y Roberto, nos dirigimos hacia el “coloso”. Vía celular llamó a otro amigo, Ángel, el canchero del estadio. “Hola “negrito”, habla el gato, en diez minutos estoy por allá. Tocamos tres veces la bocina y nos abrís el portón”.
Y así se hizo. Por que el “gato” fue recibido como un ídolo. Abrazos, besos, como si fuera la ultima vez que vendría. “Pero uno sabe que Leeb nunca se fue de Villa Maipú”.
Había que verlo correr por la cancha, como si estuviera en un partido. “Ángel, este césped es único, ni en primera división hay algo así. Mira si hubiera podido terminar mi carrera aquí, sería el goleador máximo de Chacarita”.
No paró un instante. Corrió por la tribuna local como un chico, quiso pararse en los para avalanchas. Saltó como un hincha mas. En esos mismos tablones que gritamos mas de una vez sus goles. Pidió sacarse una foto en la tribuna visitante, la cual lleva el nombre ilustre de otro ídolo, Juan Manuel Guerra. Hasta manejó el pequeño tractor que se usa para cortar el césped.
Realmente se sentía feliz. “La verdad que estoy muy contento, no lo puedo creer, regresar a esta cancha que amo tanto, y que no se si la volveré a ver. Me trae tantos recuerdos que me hacen emocionar. Ves acá (señala la parrilla que esta junto a la entrada de bochas) sabes los asados que nos comíamos con los muchachos, va asado, generalmente eran hamburguesas y chorizos . Poníamos 5 pesos y Chechia casi siempre era el parrillero. Que tiempos , era todo a pulmón.”
Ya en la casa de Roberto (lo invitó a la familia Leeb en pleno a comer fideos amasados por él), el “gatito” siguió con sus recuerdos. “En 1991 me vinieron a buscar el “mono” Bitz, Jorge De Felice y “marquitos”, pero yo estaba en Independiente y no pudo ser. Al año siguiente me operó el doctor Avanzi de una hernia de disco. Me recuperé y el gallego Rodríguez me recomendó para que me den otra oportunidad. En la primera practica ya hice dos goles.”
Y de una Don Manuel lo mandó de titular. “Comencé jugando de enganche, pero al lesionarse Laiker, el viejo me pidió que juegue de delantero.”
“Todavía tiene presente la final en Jujuy. “No sabes lo que lloramos. En la cancha , en el avión, cuando llegué a casa. Fue una amargura terrible. Mirá que tuve muchos equipos interesados en mi, pero yo no me quería ir del club así. Sabía que al otro año íbamos a ascender y me quedé en Chaca.Además me había comprado un “grupo empresario”, te imaginas .¿No?.
Al final lo que pensaba se dio. “Teníamos un buen equipo. Se agregaron Irala Sarabia, Mario Gómez, Custodio Méndez, Arrabal, y mi amigo Daniel Leani. Empezamos con Lémme como técnico, pero la gente no lo quería. La verdad es que si bien íbamos primero, no jugábamos bien al fútbol. El hincha de chacarita lo pedía al “viejo”, y al final lo tuvieron que ir a buscar.”
Hizo un silencio, y tuvo la necesidad de hablar de Don Juan Manuel Guerra . “El me cambió la vida. En todo sentido, mas que un técnico fue un padre para todos nosotros. No paraba de darnos consejos y ayudarnos en todo sentido. No creo que allá otra persona que se ocupe tanto de un jugador. Fue realmente un visionario. Yo fui cuatro veces goleador. Era un elegido. Fíjate vos que no llegábamos a ganar ni 1000 pesos. Pero en esos peores momentos, ahí estaba el viejo, dándonos siempre una mano. Nunca levantaba la voz (se emociona), ni aun cuando jugábamos mal. El trato con nosotros fue un ejemplo , que ahora en la actualidad yo lo sigo copiando como entrenador. Es por eso que jamás lo voy a olvidar por que fue una de las personas que mas quise, y sinceramente lo extraño mucho. Hasta mi esposa y mi hija Daiana lo adoraron.” (las dos son hinchas del “funebrero”).
Y el gato, ¿ Como se hizo de Chaca?. Si nació en el sur. Su padre pasó por otros equipos antes de llegar a San Martín. Previamente el defendió otros colores. O sea toda una incógnita que el se encargó de revelar por primera vez. “Aunque pocos lo crean fue por Carlitos Balá. No me lo perdía nunca en la televisión . Mi vieja me hacía la leche y ahí me instalaba en la pantalla para disfrutarlo “como loco”. En cada programa era muy raro que no mencionara a Chacarita, el club de sus amores. Un ídolo. Por él me hice hincha de Chaca.”
Los fideos ya estaban listos. La familia a punto de llegar, pero el gato quiso terminar hablando de su inseparable hinchada funebrera. “Soy un agradecido de la gente. Volví a jugar por ellos. En mi carrera deportiva tuve muchas lesiones, y el hincha de Chaca siempre me acompañó. En las buenas y en las malas. Y de ellos no me voy a olvidar hasta que me muera. Ya en algún momento se los voy a retribuir. La vida tiene muchas vueltas.”
Y también recuerda cuando se fue de la institución:”sufrí mucho al tener que irme, porque de un día para el otro me dijeron. “Te tenes que ir, ya te vendimos a Banfield. En Chaca no jugas mas”. No te das una idea lo que lloré. No tenía consuelo alguno. A Chacarita lo llevo dentro de mi corazón y quería terminar mi carrera defendiendo la tricolor. Pero bueno, no pudo ser. Por suerte las cosas ahora me están saliendo bien en esta nueva profesión de técnico” .
“Agradezco a todos por que se como me quieren y es recíproco. Un saludo enorme a todo Chacarita, que es mi casa.”.
Y justamente de suerte hablando Carlos Fabián Leeb, UN GATO CON SIETE VIDAS.

Por Oscar Juani

LA COLUMNA DE DANY VITA

SEGUN DANY ESTA ESLA SEMANA, SI EL TIEMPO LO PERMITE ES DONDE VEREMOS GRANDES CAMBIOS,SOLOFALTA QUE VENGA LA GRAN GRUA,ESTA FOTO FUE SACADA EL SABADO EXPLICANDOLES ALOS HINCHAS DE CHACA EL PROGRESO DELA SOBRAS,COMO DANY ESTABA SIN VOZ DE TANTO EXPLICAR ,EL FILETERO  TACO SE LO PUSO EN EL LIBRO DE PIEDRA.nuevo-2PERDONALOS DANY,PERIKIN NO SABE LO QUE HACE,PARA TODAS LAS ADMIRADORAS YSEGUIDORES DE DANY HABRA MUCHAS FOTOS EN LA PRODUCCION DE MAÑANA  SOBRE EL SAN MARTIN DE ORO A  JUAN PADILLA.COMO SIEMPRE A TODOS GRACIAS POR EL BUEN HUMOR.

deportivo futbol